10 consejos ante un ataque de epilepsia en perros

perro con epilepsia

10 consejos ante un ataque de epilepsia en perros

Nadie espera que su perro presente por primera vez un ataque epiléptico. Pero debes saber que la epilepsia es el problema neurológico más frecuente en nuestros compañeros peludos. Y así es cómo debes reaccionar.

Un ataque o crisis epiléptica es la manifestación clínica de un exceso de actividad eléctrica anormal a nivel de la corteza cerebral. Cuando estas crisis se repiten en el tiempo podemos hablar de epilepsia.

¿Cuál puede ser la causa de un ataque epiléptico?

La causa más frecuente de convulsiones en el perro es la epilepsia idiopática, caracterizada por episodios convulsivos repetidos sin lesión detectable. Para llegar a este diagnóstico se deben descartar el resto de causas y tener en cuenta la edad de aparición.

El inicio de las convulsiones ocurre a edades tempranas, generalmente entre los 6 meses y los 3 años. Se cree que este tipo de epilepsia tiene un origen genético y se ha descubierto que es hereditaria en razas como pastor alemán, pastor belga, beagle o dachshund. También se sospecha en labrador retriever, golden retriever y collie, ya que la incidencia en estos animales es mayor que en la población canina general. Desgraciadamente esta lista tiende a aumentar a medida que se investiga más.

Otras posibles causas son las que afectan directamente al cerebro (traumatismos, infecciones, inflamaciones, neoplasias, lesiones vasculares…), tóxicos (veneno para ratas, caracoles, babosas o insecticidas entre otros), o trastornos como la hipoglucemia, encefalopatía hepática o hipocalcemia que pueden causar de manera secundaria ataques epilépticos.

Fases de un ataque epiléptico

– Preictus o fase inicial: Comienza a desarrollarse una actividad eléctrica anormal en el cerebro pero aún no se manifiesta externamente. Puede aparecer desde varias horas a tan solo unos segundos antes del ataque. Lo que notaremos es un comportamiento extraño en nuestro perro: está nervioso, ladra sin motivo, trata de esconderse o buscar nuestra atenció

– Ictus: Es el ataque epiléptico en sí. Lo normal es que dure desde varios segundos a pocos minutos.

– Postictus: Tras el ataque se pueden observar signos neurológicos como desorientación, debilidad, nerviosismo, incoordinación al andar, beben y comen más de lo normal… o simplemente muestran cansancio y tienden a dormir tras el ataque. Su duración depende de la intensidad y tipo de la crisis

¿Cómo sé que mi perro sufre una crisis convulsiva?

Existen varios tipos de ataques epilépticos. Según sus características clínicas se pueden dividir en generalizados o focales.

En las crisis generalizadas están implicados los dos hemisferios cerebrales y su forma más frecuente son los ataques tónico-clónicos. Estos consisten en una pérdida de consciencia del perro (aunque puede permanecer con los ojos abiertos) con movimientos involuntarios de pedaleo y movimientos masticatorios. Además, es frecuente la salivación excesiva y pérdida en el control de esfínteres.

En el caso de los ataque focales su manifestación clínica depende de la región cerebral implicada y pueden acabar evolucionando a generalizadas.

10 consejos en caso de ataque epiléptico

1- El primero y más importante es mantener la calma. Si nuestro perro empieza a mostrar signos de estar sufriendo una convulsión no le ayudará nada que nosotros entremos en pánico. Quizás sea el punto más difícil de cumplir pero debemos de ser conscientes de que nuestro peludo se beneficiará de un entorno tranquilo.

2- Evitar que se haga daño. No se trata de sujetarlo para que no se mueva, lo que intentaremos es ponerlo en una zona almohadillada retirando objetos próximos.

3- No sacar la lengua. En perros no existe el riesgo de que se la trague como en personas. De hecho si tratamos de sacarle la lengua es probable que se haga daño o nos haga daño a nosotros, en esos momentos no es consciente de lo que tiene alrededor.

4- Eliminar cualquier estímulo exterior. Apaga las luces, apaga la televisión o música, sepáralo de otros animales…

5- Es importante observar los síntomas y tomar nota de la duración de la crisis epiléptica, cualquier dato puede ser relevante para el veterinario.

6- ¡Grábalo! Aún mejor que el punto anterior, si dispones de un móvil cerca será de gran ayuda para el veterinario ver directamente lo que le ha pasado a nuestro perro. Le ayudará en el diagnóstico, sobre todo cuando es la primera vez que le pasa.

7- Tras la crisis el perro puede tener un comportamiento anormal, estar desorientado o somnoliento y presentar determinados déficits neurológicos. Esto puede durar sólo unos segundos o prolongarse hasta varias horas.

8- En caso de que nuestra peludo no sea epiléptico y sea la primera vez que sufra un ataque no es necesario llevarlo inmediatamente al veterinario. Sin embargo, lo ideal sería informar a nuestra clínica habitual y realizar un chequeo a nuestro peludo cuanto antes para encontrar la causa de las convulsiones.

9- Casos urgentes que necesitan atención veterinaria rápida:

  • Cuando el ataque epiléptico dura más de 5 minutos.

  • No se recupera por completo

  • Vuelve a presentar otras crisis epilépticas en un corto periodo de tiempo.

10- A pesar de lo violenta y aparatosa que pueda parecer una convulsión, no es dolorosa. Las vocalizaciones de nuestro perro durante la convulsión son involuntarias, no por dolor.

¿Tienes dudas o has pasado ya por una situación como esta? Déjanos un comentario, agradeceremos tu aportación.

5 Comentarios

  • Conchy Pardo 4 septiembre, 2016 at 9:17 pm

    Hola, me parece de interés todo el artículo. Tengo una galga de 2 años y medio, la adoptamos hace 8 meses, fue de un galguero y llevada a la perrera. A los 10 días de estar con nosotros tuvo el primer ataque, posteriormente le dieron cada 10-15 días de unos 10 m. De duración. Revisada por el veterinario nos dio Valeriana, 1 comp. Cada 12 h. Llevamos 3 meses sin ataques, la recuperación física es espectacular pues venía bastante mal.
    Solo quería dejar nuestra experiencia.

    Contestar
    • Con Buena Pata 5 septiembre, 2016 at 11:48 am

      Gracias por compartir tu experiencia, Conchy. ¡Nos alegramos de que tu perrita esté mejor! Parece que tu veterinario/a te atendió bien :) Puedes buscarlo en Vet Advisor, nuestros buscador de clínicas, y dejar tu valoración sobre sus servicios. Si no lo encuentras, avisanos y lo añadimos. Aquí tienes el buscador: https://conbuenapata.com/veterinarios-en-espana/

      Contestar
  • Malu 4 septiembre, 2017 at 12:13 pm

    Es una buena informacion. Tengo una perrita de agua de tres años. Que desde julio esta con los ataques. Ya tiene su tratamiento y esta muchísimo mejor. Felicidades por esta publicación

    Contestar
  • Malu 4 septiembre, 2017 at 12:14 pm

    Mi perrita de tres años empezo en julio con la epilepsia y a finale de agosto ya tiene su tratamiento y esta mucho mejor

    Contestar
  • Karen 8 septiembre, 2017 at 12:33 am

    Buenas Tardes,
    Tengo un Golden Retriever de 1 año 4 meses, ya lo diagnosticaron con epilepsia, le han dado 2 crisis fuertes, pero afortunadamente esta controlado, mi pregunta es la siguiente: En estas dos crisis que le han dado, cuando sale del hospital sale muy desorientado y con extremo cansancio, esto le dura aproximadamente 7 dias y en este lapso de 7 dias le da como mucha ansiedad en los dientes y quiere morder todo, es normal su comportamiento?

    Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.