Vacaciones con mi perro: uno más en el hotel

conbuenapata-vacaciones-con-mi-perro

Vacaciones con mi perro: uno más en el hotel

En pleno agosto, aún hay quien no ha decidido su destino de vacaciones y las mascotas tienen mucho que ver en eso. La pregunta es: ¿A dónde puedo ir de vacaciones con mi perro?

Por Ricardo Blanco.

Cada vez son más los establecimientos hoteleros que adecuan sus instalaciones para acoger animales. Pero ¿están realmente adaptados para que podamos tener una mascota con nosotros? ¿Podemos tener problema con otros huéspedes? ¿Y para movernos en el entorno del hotel?

Hoteles… ¿adaptados para perros?

En primer lugar, si quiero irme unos días fuera, tendré que pensar: ¿dónde puedo dormir durante las vacaciones con mi perro? Y en ese asunto entran en juego varios factores: la adaptación al cambio, la estancia en un lugar adecuado a la mascota y las zonas al aire libre que podremos visitar.

Sobre el período de adaptación, no a todos los animales les afecta igual pero sí suelen tener siempre un pequeño impacto sobre le hecho de cambiar de hábitat. En el caso de los gatos suele ser peor aún que con los perros porque son animales muy aferrados a su territorio. Así que debemos ser muy cuidadosos con el tipo de alojamiento que elegimos para que el cambio le afecte lo menos posible.

¿Y como saber si el hotel tiene áreas adaptadas? Muchos buscadores de hoteles ya ofrecen la posibilidad de marcar la opción de alojamiento con animales. Normalmente, el establecimiento nos avisa si tenemos que pagar una tarifa extra por la estancia de nuestra mascota en sus instalaciones. Pero siempre es recomendable informarnos de los precios y sí, también de las condiciones.

Algunos hoteles ofertan áreas caninas para las mascotas de los huéspedes. Aunque puede que no sean lo que esperas o que ni siquiera cumplan los mínimos deseados. Hay hoteles que ofertan zona para perros en los que, al llamar, te dicen que tienen ‘un garaje con agua donde dejarlo’. Y no, eso no es una zona para perros, sino un garaje donde encerrarlo.

Y es que el equipamiento e instalaciones de los hoteles que admiten perros y gatos no son estándar y pueden variar bastante de unos a otros. Por ello, además de informarse antes de reservar, es recomendable pensar en cómo va a ser la estancia de nuestra mascota y meter en la maleta algunos de sus objetos de uso diario, como pueden ser el comedero y el bebedero o incluso su cama o manta.

Campings, una opción interesante

Una alternativa a los hoteles o alojamientos más urbanos son los campings. Se trata de un entorno más natural para nuestra mascota, en la que puede sentirse más cómoda.

En todas las Comunidades Autónomas existen campings que aceptan a mascotas en sus instalaciones. Aunque, una vez más, es imprescindible conocer las condiciones tanto del lugar, como del precio a pagar por aceptar su entrada. En este caso sí que será imprescindible llevarnos todos sus objetos de uso diario.

Playas con área canina

Cuando ya nos hemos asegurado de que el alojamiento cumple con los requisitos para que nuestra mascota disfrute de una estancia lo más confortable posible, tenemos que fijar nuestra atención en las zonas exteriores. Sobre todo para los perros que son los que más acostumbrados están a pasear y jugar al aire libre.

Uno de los destinos más comunes en vacaciones es la playa. España cuenta con casi 8.000 kilómetros de litoral con una amplia y variada oferta que atrae a millones de turistas nacionales e internacionales cada año. De momento, son poco más de cincuenta las playas habilitadas en 2016 para entrar con nuestro perro. ¿Pero qué debemos tener en cuenta si vamos a acercarnos hasta un municipio costero con nuestra mascota? Si es una playa habilitada, ¿qué normas debo cumplir?

Cada comunidad autónoma y cada municipio regulan el acceso a las zonas de baño con mascotas. Algunas lo permiten todo el año en las playas habilitadas, pero otras lo limitan o prohíben durante la temporada alta de vacaciones. Por ejemplo, la Junta de Andalucía ha prohibido el acceso con animales domésticos a las aguas y zonas de playa durante la temporada de baño, que en dicha comunidad se considera entre el 1 de junio y el 30 de septiembre.

También nos encontramos con normativas locales de ciudades como Tarragona, donde los propietarios pueden llevar a sus animales de compañía a las playas entre el 16 de octubre y el 31 de marzo. En cambio, entre el 1 de abril y el 15 de octubre está prohibido.

A pesar de las restricciones comentadas, hay grandes zonas de afluencia turística que se apuntan a la lista de ciudades con playas para perros, como es el caso de Barcelona. La ciudad condal ha habilitado en la playa de Llevant un espacio de 1.200 metros cuadrados. La medida es una prueba piloto y de momento solo podrán entrar los perros censados en la ciudad.

Puedes elegir tu playa en este mapa de las playas para perros en España de 2016:

Consejos para acudir a la playa con el perro

Una vez que tenemos localizada la playa más cercana y que sabemos que nuestra mascota puede entrar en ella, es fundamental que cuidemos estos entornos naturales y turísticos. Siempre tenemos que llevar bolsas para recoger los excrementos y dejar el entorno tal y como lo hemos encontrado. Sólo de esta manera, se podrá avanzar en el uso responsable de zonas de baño por parte de los dueños de mascotas. Y así contribuiremos a que cada vez más ayuntamientos se animen a permitir el paso de mascotas a la playa.

Además de las bolsas para mantener limpio el entorno, podemos llevar otros accesorios que pueden hacer más agradable la estancia de nuestra mascota en la playa. Por ejemplo, en algunas tiendas y centros veterinarios se pueden encontrar bebederos especiales para transportar a la playa y que mantienen el agua más fresca o evitan que se derrame.

Es fundamental pensar en la hidratación de nuestro peludo. Por suerte, cada vez se instalan más fuentes para perros en las calles de muchas ciudades y pueblos en España. Aun así nunca está de más contar con uno de los bebederos mencionados. También hay que evitar que pase muchas horas bajo el sol, por lo que será conveniente buscar una zona de sombra que pueda protegerle del calor más intenso.

Otra alternativa a la arena de playa con las áreas caninas en parques o zonas verdes, que también pueden resultar divertidas para nuestro perro y en las que se pueden encontrar zonas de sombra.

En definitiva, y tanto en playa, camping u hotel, los mascoteros y mascoteras debemos anticiparnos y realizar los preparativos y comprobaciones antes de decidir nuestro destino. Una vez hecho, sólo te queda disfrutar de las vacaciones con tu perro.

Y por cierto, si te estás pensando: ‘He ido de vacaciones con mi perro a un sitio genial’, ¡cuéntanos cuál es en los comentarios! Así más mascoteros y mascoteras y nuestros perros podremos disfrutarlo.

Un comentario

  • Manuel 16 agosto, 2016 at 4:18 pm

    En Coruña una sola playa…asi dificilmente.

    Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.