Rubio y Olivia: adopción de perros a través de fronteras

olivia y su perro rubio en adopción de perros trasnfronteriza

Rubio y Olivia: adopción de perros a través de fronteras

Hay amores perros que traspasan fronteras y el mejor ejemplo es la historia de Rubio, el perro callejero adoptado por una azafata alemana.

Olivia Siviers es una azafata alemana de la aerolínea Lufthansa que vuela habitualmente a Buenos Aires (Argentina) que nunca se había planteado la adopción de perros como una opción… hasta que algo le hizo cambiar de opinión.

Un día, paseando por el barrio de Puerto Madero se cruzó con un perro callejero que empezó a seguirla hasta que esto se convirtió casi en un ritual.

Una semana más tarde de ese primer encuentro, Olivia volvió a viajar a Argentina y a pasear por el mismo barrio, encontrándose de nuevo con ese perro marrón al que acabó por llamar Rubio. El mestizo la esperana a la puerta del hotel y la seguía en sus paseos.

Así que Olivia se puso en contacto con Mascotas Puerto Madero Adopciones Responsables – , una asociación que desde su creación, hace 4 años, ha atendido a unos 400 perros vagabundos, fomentando la adopción de perros hasta en 230 ocasiones- para ver si este perro se había perdido o si le podían encontrar un hogar.

Resultó que, como cuenta Ariel, un voluntario de la ONG, conocían a Rubio -al que llamaban ‘Cola Corta’- desde octubre de 2015, cuando lo encontraron. “Era nuevo, mandamos fotos a las redes por si estaba perdido y nadie lo conocía. Y en julio nos contacta Olivia y nos cuenta que ella veía un perrito cada vez que viajaba a Buenos Aires. Dijimos: ‘¡Es Cola corta!”.

En ese momento, la ONG había encontrado un posible compañero humano para Rubio, un joven llamado Nicolás que se decidió a adoptarlo. Pero, cosas de la vida, casualmente Olivia fue de visita el día en que Nicolás iba a adoptarlo. Rubio demostró que solo la quería a ella pero, aún así y dado que Olivia aún no había dicho que quisiera adoptarlo, probaron suerte con el chico.

Nicolás se lo llevó a casa pero ya tenía una gata y la relación entre ambos animales no era buena así que Rubio volvió a la protectora, que informó de lo sucedido a Olivia. Y tres palabras salieron de su boca: Yo lo quiero. ¡La vida de Olivia junto a Rubio ya tenía fecha de inicio!

En unos días, la ONG organizó el traslado de Rubio a Alemania, donde ahora vive en una casa de campo con jardín junto a Olivia. ¡Nos alegramos por vosotros!

Y tú, ¿te planteas la adopción de perros? Consulta en tu protectora de animales más cercana las condiciones y recomendaciones para la adopción de un perro, medítalo y, si sigues adelante, ¡cuéntanos tu historia! Nos encanta conocer más historias como esta.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.