Protectora de animales o perrera: ¿En cuál confío más?

adoptar perros en perrera o protectora de animales

Protectora de animales o perrera: ¿En cuál confío más?

Ahondamos en los pros y contras de los servicios y gestión de las adopciones. Protectora de animales o perrera: ¿qué implica cada una de ellas?

Por Lara Valencia

Se podría decir que existe una tendencia popular en España a identificar a las perreras con un lugar menos seguro para los animales domésticos en comparación con las protectoras de animales. Pero ¿en qué se basa esa creencia generalizada y cuáles son las principales diferencias entre unas y otras?

Este año se ha hablado ampliamente en los medios, especialmente en los locales, de las llamadas políticas de sacrifico cero. Es decir, la prohibición de practicar la eutanasia a animales sanos en refugios y perreras.

Periodistas y medios especializados en la protección de animales coinciden en hacer unas diferencias muy básicas entre protectoras y perreras, aunque los límites no están tan claros. De ahí que la mayoría de informaciones que encontramos sobre protectoras y perreras deje a estas últimas en una posición tan negativa.

Condiciones y límites de ambos centros

Las protectoras son organizaciones privadas que pueden operar de distintas maneras. No están obligadas a recoger más animales que a los que quieran, o para los que tengan capacidad. Son organizaciones sin ánimo de lucro, por lo que trabajan de forma desinteresada por los cuidados de animales abandonados y luchan por conseguirles un hogar. Podría suceder que alguien acuda a una protectora y se encuentre con dificultades para depositar un animal debido, como decíamos, a esa autogestión que les permite marcar sus propios protocolos. Sin embargo, trabajan bajo el principio de sacrificio cero. Es decir, no contemplan sacrificar al animal ante la falta de adopción o de reclamo.

Las perreras municipales son centros subvencionados por los ayuntamientos. Estos centros municipales están obligados a recoger todos los perros y gatos de su municipio. Melisa Tuya, periodista especializada en derechos de los animales, dice que pocas veces están gestionadas por protectoras.

Madrid y Cataluña son comunidades en las que ya se está luchando por el sacrificio cero. En el caso de Madrid, la iniciativa la puso en marcha la protectora El Refugio, quien llevó la propuesta al Parlamento de esta comunidad. La Ley se aprobó en julio de este año, aunque no entrará en vigor hasta febrero de 2017. Cataluña por su parte cumple la ley de sacrificio cero desde el año 2008.

Distintas organizaciones celebraban la nueva ley de la Comunidad de Madrid, pero de forma crítica y con mucha cautela debido a las lagunas de esta normativa. El PACMA en concreto ha dicho que “al no existir un control sobre la cría y venta de animales ni el fomento de la esterilización y la adopción, el sacrificio cero será un máximo inalcanzable”. Advierten que provocará la saturación de perreras y refugios, sin que se hayan puesto en marcha medidas para alcanzar el abandono cero, “que debería ser la verdadera prioridad”.

Datos anteriores a estas leyes fueron los que encendieron las alarmas. Según El País, entre 2006 y 2012 cerca de 130.000 perros y gatos abandonados en Madrid fueron sacrificados en las perreras amparados por La Ley de Protección Animal de 1990, vigente por entonces. Esta ley estipulaba que cualquier animal abandonado que recogiesen los servicios municipales podría ser eliminado en un plazo de diez días si no era reclamado ni adoptado por nadie.

Esta diferencia de protocolos es la que nos llevaría a pensar que ante una situación de abandono, sin duda tendríamos que acudir a una protectora. Pero como decíamos, la falta de información suele ser un gran obstáculo a la hora de tomar decisiones. El hecho de que las protectoras se puedan negar a la recogida, podría empujar a la gente a acudir a las perreras. En ese caso, lo sensato sería informarse sobre cómo operan las perreras de nuestro municipio y entender cuáles son las prácticas que deberían dejar de practicar.

Un estudio de CONSUMER EROSKI publicado en el 2009 analizó el estado de 18 centros de recogida de animales gestionados o subvencionados por los ayuntamientos de distintas ciudades de España.

El resultado de la investigación ponía de relevo que el estado de la mayoría era aceptable, aunque con “deficiencias significativas”. Estas carencias son principalmente una información y atención al ciudadano pobre, y una dotación de servicios mejorable. Según este análisis una de cada cuatro no contaba con controles veterinarios periódicos y una de cada tres no seguía un calendario de vacunas.

Además, algunos de estos centros cobran por el servicio de acogida. Si una persona decidiese desprenderse de su mascota, en algunas de las perreras de estas ciudades tendríamos que desembolsar una cantidad que va desde los 25 euros hasta los 210 euros.

perros en perrera y protectora

¿Existen bases de datos, informes o regulación?

La poca información existente sobre el funcionamiento de unas y otras lleva a la gente a mucha confusión. Si intentamos hacer búsquedas en Google de protectoras y perreras, los resultados nos llevan a blogs y periódicos locales, pero la información sobre legislación y funcionamiento de las protectoras y perreras es más bien escasa, además de no centralizada.

Tal y como informó Europa Press tras la publicación de un informe de Medio Ambiente facilitado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente en diciembre de 2015, existen múltiples diferencias de datos y gestión de los registros de cada comunidad autónoma. No existe un órgano común, por lo que surgen algunas complicaciones y exceso de burocracia en el contacto entre los registros. Este informe decía que la dificultad es aún mayor cuando un animal se pierde en una comunidad autónoma en la que no está registrado.

Debido a la vigencia de leyes obsoletas, todavía existen muchas perreras en las que es legal sacrificar a los animales. Sin embargo, legislar a favor de la vida de estos animales bajo cualquier circunstancia no debería plantear dificultades imposibles de gestionar. Carmen Villares, diputada de IU, declaraba que el sacrifico cero es económicamente viable “tal y como demuestran centros y asociaciones que lo practican”.

Protectoras como la FAPAM, desde la que se recogen solo en la Comunidad de Madrid una media de 800 perros y 300 gatos al año, luchan por una gestión de sacrificio cero, pero también para que las administraciones hagan campañas de adopción, de identificación y de esterilización.

Otras protectoras, como por ejemplo la Voz Animal, trabajan poniendo denuncias por malos tratos a animales y por incumplimiento de las leyes de protección animal. Los expertos en el bienestar de los animales insisten reiteradamente en hacer campañas de concienciación. Coinciden en la importancia de que el ser humano que adquiere una mascota sea consciente de la responsabilidad que está asumiendo.

Los resultados que se esperan de todas estas medidas y campañas es que tanto perreras como protectoras no tengan que lidiar con la falta de recursos cuando dejan de dar abasto con la cantidad de animales que recogen.

¿Buscas una protectora o perrera y desconoces si los servicios que prestan están a la altura?

Procura acudir a un centro que ofrezca garantías como:

– Colaboración con otras protectoras. Si vives en una comunidad cuya legislación no contempla el sacrifico cero, puede que haya perreras igualmente gestionadas por protectoras que lo hagan
– Servicio de esterilización
– Asesoramiento personalizado sobre la protección del animal
– Infraestructura adecuada para cada tipo de animales
– Adopciones

Y tú, ¿dónde has adoptado a tu mascota y qué opinas de los servicios que ofrecen?

Un comentario

  • IRIA GARCÍA 8 agosto, 2018 at 10:35 am

    Muchas gracias por el artículo! Me pareció muy interesante. Yo estoy buscando para adquirir un nuevo miembro para la familia, un perrito que le haga compañía a mi perra de toda la vida, y la verdad dónde adoptarlo es un tema que me preocupa. Siempre hemos acudido a perreras municipales, ya que nunca me plantearía comprar un perro con la cantidad de ellos que hay sin dueño. Sin embargo, por lo que estoy leyendo, casi que es mejor acudir a una protectora. Conozco varias en mi región (Pontevedra) que tratan muy bien a los animales, y si ellos tienen más problema de espacio, supongo que llevando me uno de allí estaré dejando hueco para otro que lo necesite. El abandono y el maltrato animal es un gran problema social , espero que con la lucha de todos a los que nos importa acabemos por sensibilizar a la gente minimizar el problema. Saludos

    Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.