Liberad a Pizza, el “oso polar más triste”

oso polar mas triste del mundo

Liberad a Pizza, el “oso polar más triste”

Tiene 10 metros cuadrados para caminar, sin luz solar ni aire fresco. Más de un millón de firmas, piden la liberación del animal.

Pizza es un oso polar que vive encerrado en un acuario situado en un centro comercial de Cantón, una de las mayores ciudades del sur de China.

Es la estrella. Todos quieren hacerse una foto con él y acercarse a saludar. Pero desde el interior de esos cristales, los flashes y llamadas de atención de los visitantes se viven de una forma muy diferente.

A eso se suma la falta de luz natural y de aire fresco y un espacio mínimo para un animal de esas dimensiones. La zona en que se encuentra mide 40 metros cuadrados, y solo puede caminar a lo largo de un área de cemento de unos 10 metros.

Debido a estas condiciones, ha empezado a mostrar señales de estrés y depresión que han quedado retratadas en las cámaras de los visitantes. Incluso la organización VShine ha distribuido un vídeo, donde puede verse cómo Pizza -al que se ha denominado “el oso más triste del mundo”- recorre el mismo trayecto de manera repetitiva, mueve la cabeza o permanece durante largos ratos mirando la ventanilla de ventilación. “Es un intento del animal por adaptarse a situaciones adversas y estresantes, como un espacio vacío, el aburrimiento y las continuas molestias causadas por los visitantes”, ha opinado el asesor veterinario de la organización Humane Society Alastair McMillan.

La asociación Animals Asia ha lanzado una petición para que lo liberen de su cautiverio.

(Sigue leyendo después del vídeo)

Varias organizaciones internacionales apoyan el realojo del animal en una reserva de animales salvajes en Yorkshire, en Inglaterra, que se ofreció acogerlo. Pero los dueños del centro comercial rechazaron esa opción. No se le puede devolver a su ecosistema natural en el Ártico porque, como nació y se crió en cautividad, carece de las destrezas necesarias para sobrevivir. Pero sí se le puede llevar a un sitio mejor.

Ahora, 50 grupos proderechos de los animales se han movilizado y han escrito una carta al gobernador local, Zhu Xiaodian, para exigir el cierre del zoo del centro comercial Grandview, que alberga además otros 500 animales, desde zorros árticos hasta ballenas beluga. Una petición mundial ya ha recogido un millón de firmas.

“El estado totalmente inadecuado de este oso es una mancha vergonzosa sobre China que se debe corregir inmediatamente”, declaró Qin Qingna, presidenta de Capital Animal Welfare Association.

Lo peor de todo es que el zoo de Grandview no es el único en China. Los animales exóticos se han convertido en una vía más para atraer clientela a lugares de veraneo, parques de atracciones o centros comerciales, a pesar de que la ley indica lo contrario. “Los osos polares están acogidos a la ley de Protección de la Vida Salvaje de China. Por tanto, el zoo en el centro comercial Grandview viola la ley y los principios morales”, explican las asociaciones al gobernador por medio de una carta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.