Los genes caninos de la socialización están relacionados con los del autismo en los humanos

perros sociables

Los genes caninos de la socialización están relacionados con los del autismo en los humanos

Los mismos genomas que en los perros se identifican con la sociabilidad, en las personas están relacionados con enfermedades como el autismo.

Las investigaciones sobre los perros y su relación con los humanos no paran de avanzar. Hace poco, se confirmaba que los peludos son capaces de reconocer nuestras emociones en las expresiones de nuestra cara. Ahora, se ha investigado sobre las razones por las que son tan sociables con las personas.

Un equipo de la Universidad de Linköping en Suecia ha identificado cinco genes relacionados con las habilidades sociales de los perros. Y curiosamente, algunos de los genes que hacen a los canes nuestros mejores amigos, en el ser humano están vinculados a trastornos del comportamiento, como el autismo, la esquizofrenia o la agresión en adolescentes con trastorno de déficit de atención.

Los científicos realizaron el estudio con beagles criados de forma similar, exponiéndolos a contacto humano habitual. Todos los perros recibieron el mismo problema: podían manipular un artilugio donde obtenían fácilmente dos premios, pero un tercer premio quedaba inaccesible en un recipiente con la tapa cerrada. La mayoría de los perros acudieron al humano en busca de ayuda.

Tras esa prueba, se analizaron los genomas de los 190 beagles en un estudio de asociación del genoma completo (GWAS), con el que se identificaron dos regiones que contienen un total de cinco genes candidatos que pueden estar relacionados con esos comportamientos sociales.

Un caso es el del marcador genético dentro del gen SEZ6L, que tiene que ver con el tiempo pasado en contacto físico con seres humanos. Otros marcadores del gen ARVCF se vincularon a la búsqueda del contacto humano. Estos genes y otros hallados en los mismos bloques de vinculación afectan a las habilidades sociales en el ser humano, y están relacionados con desórdenes del espectro autista, la esquizofrenia o la agresividad.

Según se publica en la revista Scientific Report, esa investigación puede ayudar a entender no solo el proceso de domesticación de los perros sino también algunos desórdenes del comportamiento humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.