El valle de los perros abandonados

perros abandonados en gidengelmez turquia

El valle de los perros abandonados

Docenas de perros abandonados luchan por sobrevivir en una remota montaña de Turquía tras ser desterrados por sus familias humanas.

Un valle de Turquía se ha convertido en un ‘vertedero’ de perros abandonados, que se ven obligados a luchar por la supervivencia después de que sus familias decidieran que no había sitio para ellos.

La montaña en cuestión, situada en la región de Anatalya, se llama Gidengelmez que traducido significa ‘El que va, nunca vuelve’. Un nombre terrible que parece vaticinar el destino de muchos de estos canes.

Allí, docenas de animales se han visto reducidos a piel y huesos, debido a la falta de comida y agua que deben buscar en la zona. Los canes han llegado a unirse en manadas para apoyarse los unos a los otros.

Se ha llegado a pensar que un único responsable, que ha elegido este punto para abandonar a distintos perros. Otros creen que se trata de distintas personas que arrojaron a sus peludos al valle, pensando que desde allí nunca serían capaces de encontrar su camino a casa.

La situación se ha conocido estos días de forma internacional después de que un transeúnte grabara a los perros con su smartphone. Las imágenes muestran a varios de los perros moviendo la cola amigablemente a medida que la gente se acerca a ellos, lo que sugiere algunos de los animales fueron domesticados antes de ser abandonados.

(Sigue leyendo después del vídeo)

Varias asociaciones y particulares amantes de los animales acuden regularmente a llevarles comida en un intento de ayudar a los animales.

Además, un grupo de perros y gatos callejeros fueron encontrados muertos en Antalya, el 28 de septiembre. Y se sospecha que han podido ser alimentados deliberadamente con carne envenenada. De hecho, se llegó a encontrar la carne infectada cerca de unos invernaderos situados en el valle.

El abandono de perros, un problema en aumento

Turquía tiene un gran problema con los perros vagabundos. De hecho, se ha calculado que hay más de 150.000 viviendo en las calles de Estambul. Algunas protectoras de animales están tratando de buscar solución al problema.

El ministro de Asuntos Forestales y agua Veysel Eroglu publicó una declaración escrita con motivo del Día Mundial de los Animales el 4 de octubre. Eroğlu afirmó que el Gobierno había proporcionado más de 19 millones de liras turcas a 40 municipios para la protección de los animales desde 2009, además de haber enviado 333.000 toneladas de alimentos para alimentar animales salvajes el invierno pasado.

Sin embargo, las autoridades locales miran con recelo la recientemente creada ley para el control de perros callejeros -aprobada por el Gobierno turco-, e insisten en que no tienen los recursos suficientes para hacer frente a un problema de tales dimensiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.