Si mi gato se rasca, ¿tiene pulgas?

gato con pulgas y consejos para eliminarlas

Si mi gato se rasca, ¿tiene pulgas?

Sabemos que adoras a tu gato pero que temes a las pulgas. Por eso, te contamos como combatirlas y otros motivos que pueden provocar picor en tu peludito.

Por Eva Veiga

Seguro que si tienes un gato, la palabra ‘pulgas’ te da escalofríos. Las pulgas son de los parásitos externos más frecuentes en perros y en gatos. Existen más de 2.000 especies y subespecies en todo el mundo. Y te contamos cómo asegurarte de que niguna de ellas acabe en el pelo de tu gatete.

Entendiendo a la pulga

Pues sí, el primer paso para combatir al enemigo es saber cómo actúa. Y con las pulgas no va a ser menos. ¿Conoces el ‘modus operandi’?

La pulga es un insecto pequeño que chupa la sangre de su hospedador. Y, aunque hay miles de especies, la más común recibe el nombre de Ctenocephalides felis. Cuando nuestro gato es infestado, las hembras comienzan a alimentarse y, tras 24-48 horas, ponen los huevos… hasta 30-50 por día. Los huevos caen al suelo junto con heces de pulga. Estas heces sirven de alimento para las futuras larvas por su gran contenido en sangre.

Una vez las larvas hayan salido, buscan un sitio donde huir de la luz, y se concentran en las camas de nuestras mascotas, alfombras o zonas donde suele pasar mucho tiempo nuestro gato. En estas áreas se forman los capullos en los que se desarrolla la pulga adulta. La pulga sale del capullo cuando notan cerca un posible hospedador. El calor y las vibraciones son detectados por este parásito, que consigue afinar el salto al detectar el CO2 que emite un ser vivo.

El ciclo de la pulga se suele completar en 3-4 semanas bajo condiciones óptimas (temperaturas de 20-30ºC y humedad menor del 70%). Los últimos meses de verano son la temporada alta de las pulgas, pero en nuestro hogares el problema no cesa. Estas condiciones también se cumplen en nuestras casas gracias a la calefacción, permitiendo que este ciclo pueda desarrollarse durante todo el año.

Mi gato se rasca, ¿tiene pulgas?
Si después de conocer a estos parásitos, ya te pica todo el cuerpo -¡a nosotras, sí!-, llega el paso importante: cómo saber si tu gato las tiene.

Pues bien, las pulgas son una de las causas más comunes de problemas de piel en gatos, pero no las únicas. Así que si ves que se rasca en exceso, que no cunda el pánico; el picor también puede ser debido a alergia o intolerancia alimentaria, atopia, picaduras de insectos, ácaros, e infecciones bacterianas.

Para detectar si nuestro gato tiene pulgas, podemos buscarlas entre su pelo. Esta no es una tarea fácil, y es probable que no veamos nada. Las pulgas se mueven rápido y se pueden camuflar si el pelaje es oscuro, además de que el gato se las suele comer durante el acicalamiento. Un felino pueden ingerir en pocos días casi el 50% de las pulgas que viven en él -¡sí, como lo lees!-.

Aún así, podemos intentar buscar alguna pulga o excrementos mediante el cepillado con un peine específico. Las heces de pulga se ven como puntitos negros, y al ponerlos sobre una superficie blanca humedecida (como una servilleta) podemos apreciar un tono rojizo por su contenido de sangre digerida.

Síntomas y problemas asociados

Ante la presencia de pulgas nuestro gato puede verse en alguna de estas situaciones:

• Algunos no muestran ningún síntoma.
• Otros presentan alopecias en la parte de dentro de los muslos y abdomen. Estas pérdidas de pelo son debidas al rascado y al lamido excesivo por el picor.
• Si la infestación de pulgas es grave puede producir debilidad y anemia.
• Si nuestro gato es alérgico a la picadura de pulga los síntomas serán peores (dermatitis con costras y pápulas).
• La pulga puede transmitir otros parásitos como la tenia Dipylidium caninum, además de ser portador de otros agentes infecciosos.

Control en el gato

Existen muchos productos en el mercado contra las pulgas. OJO: Nunca debemos usar un tratamiento indicado para perros en gatos, ya que puede resultar tóxico. Por ejemplo, aquellos que presenten un compuesto llamado permetrina pueden provocarle la muerte a nuestro felino.

– Collares: Están impregnados con principios activos que se distribuyen por toda la superficie corporal a través de la capa de grasa de la piel y pelo del gato.
Pro: Su efecto suele durar más que otro tipo de productos.
Contras: El principio activo no se difunde de manera homogénea por todo el animal, pudiendo resultar poco efectivo. Algunos gatos pueden experimentar alopecia en la zona de contacto con el collar como efecto adverso.

– Pipetas “spot on”: Se trata de un líquido que se aplica en la parte posterior del cuello, en zonas donde el gato no se llega a lamer.
Pros: Existen ciertas pipetas que no sólo matan las pulgas adultas sino que bloquean su desarrollo impidiendo su crecimiento y reproducción.
Contras: En general, su efecto dura sólo un mes.

– Comprimidos orales: Suele ser útil en animales infectados en lo que queremos eliminar las pulgas de manera rápida. Existen algunos que actúan evitando el desarrollo de los huevos de pulga y que deben administrarse junto con pipetas para abarcar a las pulgas adultas también.
Pro: Comienza a actuar a las pocas horas de su administración.
Contra: Su efecto no es muy largo.

– Sprays: Existen unos sprays de fipronilo que se deben aplicar por todo el cuerpo para que el animal quede protegido.
Pros: Se pueden aplicar en gatitos jóvenes y gatas gestantes. Además, resulta barato si se quiere aplicar a varios animales.
Contras: El sonido que hace puede asustar al gato.

* Esta información es orientativa ya que existen miles de productos y cada uno con sus indicaciones. Se recomienda mirar siempre el prospecto del producto o consultar a tu veterinario más cercano. Por cierto, no olvides comentar en nuestro buscador qué tal te ha tratado tu experto veterinario.

Control en el hogar

Si has sufrido una infestación de pulgas en casa, no servirá que sólo desparasites a tu mascota sino que también deberás eliminarlas de tu hogar. Para eso, puedes seguir estos consejos:

• Pasa la aspiradora por toda la casa y especialmente en las zonas donde el gato acostumbra a estar. Nada más terminar de pasar la aspiradora deshazte de la bolsa bajándola de inmediato al contenedor.
• Lava con agua caliente toda la ropa, mantas, fundas del sofá… con las que haya tenido contacto tu mascota. Ante grandes infestaciones incluso debes barajar la posibilidad de deshacerte de las mantitas de la cama de tu gato.
• Usa productos antipulgas para el ambiente, como aerosoles y bombas de fumigación.
• Desparasita a todos los animales que convivan con tu gato.

¿Tienes alguna duda sobre este tema? Pregúntanos en los comentarios de este post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.