7 peligros navideños para tu mascota

peligros de navidad para perros y gatos

7 peligros navideños para tu mascota

En las fiestas navideñas, aumenta la comida, los adornos y los invitados en casa. Te contamos las 7 cosas que debes evitar para tener a tu mascota segura. 

Por Eva Veiga

¡Feliz Navidad! Nuestras casas se llenan de adornos, comida y familiares. Para nosotros esto es normal en esta época, pero nuestras mascotas no entienden de calendarios y la navidad puede entrañar varios peligros para ellas.

1. Flor de Pascua, acebo y muérdago:

La flor de Pascua puede ser considerada como la planta navideña por excelencia. Se vende en todos las floristerías y supermercados, y por ello es difícil resistirse a comprar una. Sin embargo, debemos saber que es una de las muchas plantas que resultan tóxicas para nuestras mascotas.

Su savia blanca tiene un efecto irritante sobre la boca y esófago del animal. Si las hojas son ingeridas por nuestro perro o gato les provocará vómitos y náuseas, incluso a veces diarrea. Por otro lado, el contacto con la piel produce irritación y enrojecimiento. Es raro que produzca un envenenamiento severo, ya que se necesita que la cantidad ingerida sea bastante grande. Como su nivel de toxicidad es bajo, a veces ni se requiere de tratamiento médico.

Otras plantas tóxicas que provocan síntomas gastrointestinales son el acebo y el muérdago. El muérdago en concreto, puede llegar a causar síntomas más graves como hipotensión, colapso, convulsiones e incluso la muerte.

En navidades trata de mantener todas estas plantas fuera del alcance de tus mascotas. Y ante una sospecha de intoxicación, contacta con tu veterinario.

2. Árbol de navidad

Como podemos comprobar en los vídeos virales que aparecen en las redes sociales en estas fechas, nuestros amigos peludos sienten curiosidad por el árbol de navidad. Es normal que se acerquen a olerlo, e incluso que quieran jugar con él. Pero para que nuestra mascota no corra ningún peligro, debe estar bien fijado al suelo.

En caso de que tengamos un abeto natural, hay que tener cuidado de que no se coman sus hojas. Las ramas están formadas por hojitas con forma de aguja, que al ser ingeridas pueden causar una obstrucción o perforación intestinal. Pero este no es el único peligro, el agua de la maceta suele contener fertilizantes. Debemos restringir el acceso de nuestra peludo a la maceta, ya que puede hacer enfermar a nuestra mascota si ingiere esta agua.

3. Adornos navideños

Los perros y gatos son como niños, son curiosos por naturaleza y no pasan nada por alto. Cualquier objeto nuevo en casa les va a llamar la atención y querrán investigar de qué se trata.

Por eso, debemos de no dejar a su alcance todo adorno navideño de pequeño tamaño y que puedan tragar.

4. Intoxicaciones alimentarias

En navidad siempre se dice que es época de compartir y de excesos a la hora de comer. Esa norma que nos aplicamos a nosotros de “por un día no pasa nada”, no la debemos aplicar a nuestras mascotas, sobre todo con determinados alimentos:

  • Chocolate: Tóxico para perros y gatos, sobre todo cuanto menos dulce y más oscuro sea. Provoca vómitos, diarrea, hiperactividad, pancreatitis y convulsiones.

  • Uvas y pasas: Son tóxicas en perros, aunque en gatos se ha descrito también algún caso. Su ingesta, aunque sea poca cantidad, no solo produce vómitos y diarrea, sino que puede producir una insuficiencia renal aguda grave.

  • Alcohol: Suponemos que no se os pasado por la mente darle alcohol a vuestras mascotas, pero podéis dejar olvidada una copa en el suelo o a su alcance. Pues cuidado, porque su nivel de toxicidad para perros y gatos puede ser severo en función de la cantidad consumida. Tras beberlo pueden mostrar debilidad, letargo, vómitos, temblores, convulsiones, incluso puede producirles la muerte.

5. Ruido

Con tanta celebración se nos olvida que nuestras mascotas son más sensibles que nosotros al ruido, y las matasuegras u otros artículos de fiesta pueden llegar a asustarlos.

Lo ideal es crear un lugar seguro en nuestra casa donde nuestra mascota no sienta miedo. Podéis elegir la habitación más alejada del comedor o cocina, donde pondremos su cama y juguetes. Aquí nuestro peludo pueda disfrutar de un poco de soledad o silencio cuando le apetezca.

7. Invitados 

Es lógico que durante las vacaciones de navidad nos queramos reunir con nuestros familiares y amigos. Pero tanta gente alrededor, sobre todo niños pequeños, pueden estresar a nuestros familiares peludos.

La solución es la misma que la del punto anterior, proporcionarle a nuestro perro o gato un lugar seguro. Donde tenga su cama, su comida, su bebida y sus juguetes y pueda estar tranquilo sin ser molestado. Es importante avisar a los niños pequeños de que mientras la mascota esté allí no la pueden molestar

Por otro lado, asegurate de comunicarle a tus invitados lo que le pueden y no pueden dar de comer a tu mascota. Lo ideal es intentar enseñarles a pedir tu consentimiento antes de darle cualquier cosa, sobre todo si tiene alguna alergia alimentaria. Te aconsejamos preparar un bol con una pequeña cantidad de chuches específicas para perros/gatos o bolitas de pienso, para aquellos invitados que no se quedan contentos sin darle nada de comer. Así sabrás qué y cuánto come. Eso sí, recuerda disminuir proporcionalmente la dosis de pienso que le tocaría para esa noche, no queremos que tenga un problema de empacho… con el nuestro llega 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.