10 motivos para no regalar un perro en Navidad

navidad-perro-gato

10 motivos para no regalar un perro en Navidad

Se acerca la Navidad y todos pasamos horas pensando en qué regalar a nuestros seres más queridos. ¿Ropa? ¿Juguetes? ¿Un plan juntos? Todas son buenas opciones… excepto un perro.

Redacción CBP

Parece que a estas alturas, todos hemos oído ya eso de que los animales no son juguetes y que no deben comprarse ni regalarse. Pero a veces, parece que se trata de una cantinela que algunas/os escuchan como la lluvia en invierno, como un sonido habitual y de fondo al que no le prestan atención.

La Fundación Affinity ha lanzado la campaña  para concienciar de la importancia de pensar bien si queremos sumar un animal a nuestras vidas:

El actor Dani Rovira se ha sumado a la campaña con este tweet, donde recoge a Lago, un cachorro que ya ha sido abandonado a los tres días de haber sido adoptado:

https://twitter.com/DANIROVIRA/status/809781891251326977

5 reflexiones que debes hacer antes de regalar un perro

En CBP queremos apoyar esta campaña y por eso os damos 10 motivos para no regalar un perro en Navidad. Y ojo: si tú ya eres consciente de esto, ¡genial! Pero seguro que tienes gente en tu entorno que no así que difunde y comparte este artículo.

1. ¿Está preparado para tener un perro?
Puede que nuestro hijo, hermano, pareja… sea un gran amante de los animales pero ¿está dispuesto a responsabilizarse de un perro? Si es así, ¿por qué no ha tomado esa persona la decisión por si misma? Piénsalo. ¿No conoces a gente a la que le gustan los niños pero no cree estar preparado para tenerlos? La reflexión con respecto a los animales debe ser similar.

2. ¿Puede hacerse cargo de un perro?
Sí, le encantan los perros pero ¿puede bajarlo a la calle el tiempo necesario cada día? ¿Y pagar su comida y atención veterinaria? ¿Tiene un ritmo de vida y un espacio apto para el animal?

Un animal conlleva muchos gastos y tiempo. Si no estás seguro de que pueda proporcionarle estas cosas importantes, será mejor que olvides la idea de regalarle un animal.

3. Un regalo para toda la familia
Puede ser que la persona en la que has pensado tenga todos los medios necesarios para sacar adelante al animal y, además, el deseo. Pero ¿el resto de su familia está de acuerdo? Puede que conviva con persona alérgicas, que comparta piso en un inmueble donde no admiten perros o que viva en casa de familiares que no quieren un animal en casa. Debes tener en cuenta todo esto.

4. Tu necesidad no es la suya
Si tienes un perro que ha tenido cachorros y no contabas con ello, puede que estés agobiada/o tratando de encontrarles un buen hogar y que pienses en tus amigos y familiares como los mejores adoptantes. Pero esta es una decisión que les corresponde a ellos, que debe ser meditada y que no puede deberse a solucionar tu necesidad urgente de encontrarles hogar. Podemos comprometer a nuestras amistades para que se hagan cargo de un animal, sin que realmente se planteen todo lo que trae consigo su crianza. Habla con ellos, explica las opciones pero busca a los cachorros un hogar responsable.

5. No hagas caso al impulso
Cuántos niños habrán pedido un perro como regalo por Navidad… Pero seguro que han pedido muchas otras cosas que no consideras adecuadas y que no les has dado. Así que aprovecha esa petición como una oportunidad de educar al niño/a en la reponsabilidad que conlleva tener un animal en la familia. Y si decidís adoptarlo, que no sea como un regalo impulsivo sino como una decisión meditada y conjunta de la familia, que da la bienvenida a un nuevo miembro.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.